Ayuda minusválidos, apoyo primera etapa

Las personas minusválidas pasan por diferentes fases en la etapa de adaptación a su discapacidad. La ayuda de un asistente cualificado durante esta etapa es muy positiva, para guiar a la persona a que no se sienta vulnerable ante la nueva situación, y para que finalmente consiga adaptarse a ella de la mejor manera posible.

los_ minusvalidos_apoyoprimeraetapa_nidmi

La etapa de adaptación de un minusválido

La primera etapa que pasa una persona que sufre una enfermedad dependiente es la a adaptación a la misma, y durante este etapa la persona atraviesa varias fases emocionales.  Aunque es muy normal que la persona pase por estas fases, no siempre se dan en el mismo orden, ni a la misma velocidad. Algunos avanzan más rápido que otros, y otros pueden saltarse alguna fase, o recorrerlas en un orden diferente.

Un buen cuidador de personas dependientes procurara que la persona discapacitada no se quede estancada en ninguna de estas fases, ya que influiría negativamente en su rehabilitación. Por tanto, una asistencia especializada, y el apoyo de la familia durante la primera etapa son de crucial importancia para la persona enferma.

De la adaptación a la aceptación en los enfermos dependientes

Los cuidadores especializados saben como actuar ante las diferentes fases del  inicio de una minusvalía, estas son las más comunes:

  1. Incertidumbre: Cuando aparecen los síntomas por primera vez. La persona se puede sentir preocupado y confundido ya que todavía no hay ningún diagnóstico.
  2. Shock: Es un estado de aturdimiento tanto psíquico como emocional. Puede durar desde unos breves momentos hasta varios días. La persona es incapaz de comprender la magnitud, y los efectos de la enfermedad.
  3. Negación: La negación inicialmente es una reacción normal o un necesario mecanismo de defensa.  Solo es perjudicial cuando interfiere con el tratamiento, o los esfuerzos de rehabilitación.
  4. Depresión/Pena: La negación lleva a una más profunda asimilación de la enfermedad, y es en este punto cuando aparecen la pena, y la depresión. La depresión de la persona puede expresarse como enfado o culpa frecuentemente dirigida a sus familiares. La pena aparece por la pérdida de expectativas futuras a recuperarse de su discapacidad.
  5. Aceptación: La aceptación implica el abandono de falsas esperanzas, y la adaptación a sus limitaciones realistas, y a sus nuevos potenciales. La persona continúa con su vida cotidiana, la discapacidad ya no tiene tanta importancia, y otros aspectos de la vida crecen en significación. La persona se siente cómoda consigo misma.

Está comprobado que el apoyo familiar  y una buena asistencia en  la primera etapa de la minusvalía de una persona, marcan una importante diferencia en su recuperación. En Nidmi contamos con los mejores especialistas en el cuidado de personas dependientes, que apoyaran a las personas minusválidas a superar con éxito esta primera etapa

Ayuda minusválidos, apoyo primera etapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>